lunes, 23 de septiembre de 2013

Abuela

Y ahora lo entiendo…
No cuando yo quise
No cuando tú me lo contaste…

Ahora, ahora que lo necesito
Ahora que lo he vivido
Ahora que no estas para agradecerte y abrazarte…

Pero estás.
Estás en cada ola del mar
En cada paso en la arena
En cada brisa marinera

Estas en las noches en las que abro la ventana y el aire fresco llena mi cuarto
Disfrutando de mis risas y consolando mis llantos.

Estas en mí, porque eres mi yo más auténtico
Estabas de una manera tan especial, que al no estar, aún estás más…

Que sabiduría la tuya…

Diste lecciones en vida, que sólo con tu partida, se han hecho efectivas
No enseñabas, contabas
No juzgabas, observabas
No odiabas, perdonabas…

Y todo con una filosofía de vida sencilla como la de una chiquilla
Una niña grande sin malear
Un alma pura sin un ápice de vanidad…

Te echo de menos mujer de ojos de mar…
Mujer de mirada triste por el sufrimiento que la vida no te dejó superar…

Te echo de menos abuela, más que al respirar
En cada alegría, en cada anécdota, en mi sueño y en mi realidad

Pero echarte de menos me refuerza, me llena de coraje
Cada paso que diste, es una lección en mi aprendizaje
Fuiste única, irrepetible, de la vida una autentica genialidad…


Abuela, lo mejor de mi vida es saber que estuviste, estas y estarás.

5 comentarios:

  1. Solo los nietos sabemos lo que duele la partida de un abuelo. Tu sentimiento escrito es un buen reflejo del mío.

    ResponderEliminar
  2. "Cuando te acuerdas de mí, significa que has llevado algo de que yo estoy contigo, que me queda alguna marca de quien soy en quien eres...." Pienso en ti mi Laruka con amor inmenso, María x

    ResponderEliminar
  3. Auténtico, con fuerza. Pero "está".

    ResponderEliminar
  4. Es una lástima que se valore lo que se pierde

    ResponderEliminar